domingo, 21 de febrero de 2010

Itineris Italica

A veces, los "pobres" mortales de esta sociedad de tercera revolucion industrial podemos vislumbrar como ha de ser la sociedad cuasi-utopica del futuro si no nos autodestruimos, y mi viaje a Italia he podido hacerlo. He aprendido un monton sobre arte e historia, he comido lo que me ha dado la gana y me he comportado responsablemente sin (apenas) supervision. Lo que queria hacer era lo que tenia que hacer.
Incluso durante esos interminables viajes en autobus aproveche para leer el descojonante libro de Frederik Freak y "Animal farm" en Version original. Y aunque hay que reconocer que no todo el mundo actuo de manera civilizada, creo que las anecdotas sobre vomitonas, cepillos de dientes con nutela, crucifijos, la mania italiana de cobrar cubierto y las blasfemias en el Vaticano (Un aplauso para Unseen, que nada mas entrar en la Basílica de San Pedro, y sin haberlo planeado, solto un "Mecagüendios" de ordago) siempre me haran gracia.
Ahora vuelta a las broncas, el estudio tradicional, el control, las notas mediocres, la crisis, la comida sana, la arquitectura mas sosa que la verdura demasiado cocida y el arte a traves de la pantalla. Pero que mierda es la vida real, solo diez horas desde que he vuelto y ya me siento terriblemente oprimido. Joder.

P.D. Me gustaria agradecer a los siguientes seres humanos su esfuerzo por hacer mi viaje a italia placentero: Bernini, Borromini, Rafael, Galileo, Miguel Angel, Brunelleschi, Botticelli, Da Vinci, Augusto, Trajano, Adriano, algun que otro papa, y aquel guardia de seguridad del vaticano, que fue el unico italiano realmente majo de todo el viaje.

Vale!

2 comentarios:

  1. Tengo una teoría acerca de Italia: creo que hay que verla dos veces, una con los colegas y otra en plan serio.

    Quiero decir, no descubriré América diciendo que tú eres un tío fuera de lo común; el más corriente de los mortales hubiera ido a Italia con la intención de volver a Euskadi en ambulancia tras un coma etílico. Es eso, la gente normal va de viaje de estudios y algunos no saben ni dónde están. ¿La cúpula de la catedral de Florencia es de Bruneleschi? Pos' vale, pásame el porro...

    He tenido la suerte de haber estado dos veces en Italia pero no de viaje de estudios (fuimos a Jaca, Huesca; el viaje de fin de curso más roñoso de la Historia) y si bien me fascinaron algunas cosas de Italia, como el Vaticano a pesar de que en aquella época todavía era agnóstico, otras me dejaron totalmente frío.

    ¡Ongi etorri a casa!

    ResponderEliminar
  2. Pufff... que mal rollo, ¿Seguro que no me lees la mente? Porque pienso 100% lo mismo. Por otra parte ¡Y tanto que ongi etorri! ya tengo agua caliente en casa y por fin como verduras que no residen sobre queso fundido.

    ResponderEliminar