jueves, 18 de noviembre de 2010

Bodas argentinas

In an unplanned (or so I believe) response to all the propaganda about the traditional family model being under attack because we're losing our Christian values, my parents, who are both atheists, are celebrating their silver wedding (25 years married) by going to Argentina (which is funny, because "argentum" means "silver" in Latin) for three weeks.
That would make for a nice boring traveling post, with all the tourist clichés and so on, if it were not for the fact that they left me here. That's perfectly natural (you don't generally want your children hanging around you in your anniversary trip), but it also means that, even if I have to have lunch and dinner at my uncle's home, I'll be for the most extended period of my life up to this point, home and alone (And BTW, I'm not Mcaulay Culkin nor are there clumsy thieves trying to break into my home, so I'm not making any funny traps [1]).
So far, so good. I already knew how to cook, which I don't need to do because of my aunt & uncle; I'm going to learn how to use a washing machine, but It'll be my uncle's; I'm becoming really good at cleaning bathrooms, although I had a "fight" with the bottle of "Pato WC" when I tried to open it; No neighbor has complained for the loud music and I haven't ignored my alarm-clock once.
I just wish my exams turn out to be OK (please, please, please! I studied every single day and I need high marks to do medicine!), and that I can fix any bad mark before my parents come back. Now, if you'll excuse me, I'm going to play some "Civilization V", which is looking great (can you imagine buying the game and spending the next two weeks studying without even opening it? It's been killing me! Killing me, I tell you!)

[1] I don’t like that movie, but that was not at all true when I was a kid, and from there the bad joke.

WARNING: Translator traitor.



En una no-planeada (o eso creo) respuesta a toda la propaganda sobre como el modelo tradicional de familia está bajo ataque porque estamos perdiendo nuestros valores cristianos, mis padres, que son ateos, están celebrando sus bodas de plata (25 años de matrimonio) yéndose durante tres semanas a Argentina (lo que es curioso, porque "argentum" significa "plata" en latín).
Eso daría para un buen y aburrido post de viajes, con todos los tópicos turísticos y eso, si no fuera por el hecho de que me dejaron aquí. Eso es perfectamente natural (por lo general uno no quiere a sus hijos rondando a su alrededor en su viaje de aniversario), pero también significa que, incluso si tengo que comer y cenar en casa de mi tío, voy a estar, por el período más prolongado de mi vida hasta este punto, solo en casa (Y por cierto, no soy Mcaulay Culkin ni hay ladrones torpes tratando de entrar en mi casa, así que no estoy haciendo trampas divertidas [1]).
Por ahora, todo bien. Yo ya sabía cocinar, cosa que no necesito hacer gracias a mi tía y tío; voy a aprender a utilizar una lavadora, pero va a ser la de mi tía; me estoy volviendo realmente bueno en limpieza de baños, aunque he tenido una "lucha" con la botella de "Pato WC" cuando traté de abrirla; Ningún vecino se ha quejado de la música a todo volumen y no he ignorado mi despertador ni una sola vez.
Sólo deseo que mis exámenes estén bien (¡por favor, por favor, por favor! ¡He estudiado todos los días y necesito una media alta para hacer medicina!), y que pueda corregir cualquier mala nota antes de que mis padres vuelvan. Ahora, si me disculpan, voy a jugar al "Civilización V", que tiene una pinta buenísima (¿se imaginan comprar un juego y pasarse las próximas dos semanas estudiando sin ni siquiera abrirlo? ¡Pues eso he hecho, y me ha estado matando! ¡Matando, os digo!).

[1]No me gusta esa peli, pero eso no era para nada así cuando era pequeño, y de ahí el mal chiste.

PELIGRO: Traductor traidor.

Vale!

2 comentarios:

  1. Por enésima vez en lo que llevas de blog te lo digo: Tienes más cojones que yo, comprar un juego y no instalarlo inmediatamente y ponerse a jugar nada más llegar a casa. Yo soy de los que rompen el envoltorio y se empiezan a leer el manual de camino a casa... Por eso mismo llegó un momento en que me prohibí comprarme (o bajarme) juegos dos semanas antes de la temporada de exámenes. Por lo que pueda pasar.

    Te deseo lo mejor en tu "aventura en soledad", espero que caiga alguna que otra fiesta con amigos y jornada intensiva de Pro Evolution Soccer (o a lo que sea que juguéis).

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy de los que rompen el envoltorio y se empiezan a leer el manual de camino a casa (nota mental: nombre de grupo pa'l feisbuk), pero no pienso organizar ninguna fiesta en casa (créeme: Tengo mis razones).

    ResponderEliminar