jueves, 19 de mayo de 2011

Cooptatio prima mea (MMXI).

Este 23 de mayo serán las primeras elecciones en las que podre votar, y ante todo quiero recordar que, por muy inútil que parezca, por muy descontentos que estemos con la política, por mucho que ningún partido tenga un programa parecido al de uno, votar no es solo un derecho, es una obligación, si no legal, al menos moral.
Es una obligación porque todos los votos cuentan, y decir que no es tan absurdo como decir que un cigarrillo no te hará daño, es ser incapaz de extrapolar y sumar; porque la política no mejora al desentenderse de ella, sino cuando los ciudadanos participan; porque existe el mal menor; y sobre todo, porque millones de personas han muerto por poder votar o porque no pudieron votar, y todos y cada unos de nuestros derechos y libertades, de nuestros placeres y comodidades cotidianas, es obra de esas personas, de esa marea humana sin nombre y sin rostro sin cuyo esfuerzo y sacrificio no tendríamos ni que comer, y cuya obra, que nosotros damos por sentada, podría derrumbarse fácilmente si no hacemos algo, ya sea por complacencia, por desesperación o por pura vagancia.
Ese algo que uno puede hacer por uno mismo y por los demás no es solo votar, pero también es votar. Por eso voy a votar, y por eso creo que todo aquel que pueda hacerlo debe hacerlo.


Y después del discurso, al tomate:
Las elecciones del 22 de mayo son municipales en toda España, pero en Euskadi también lo son forales, que no autonómicas, y he hecho estas tablas para orientar mi voto.
La table foral*:

Y la local*:
Como a mí lo del voto secreto, digamos, me la suda, voy a dejar bien claro que, a no ser que haya algún imprevisto, voy a votar al PSE-EE en las elecciones locales y a EB-B/IU-LV en las forales, en concordancia con mi "trastorno bipolar" y porque creo que sería hipócrita criticar las posiciones de ambos partidos (y ya del PP ni hablamos) y luego negarme a revelar mi voto para evitar dar explicaciones. Si, voy a votar al PSOE a pesar de que se aprovecha de un sistema electoral injusto, de que su idea de reforma fiscal sea subir el IVA, de que reduzcan el presupuesto de I+D y de que sean amigos de Ratzinger (entre otras cosas); y si, voy a votar a IU a pesar de su paranoia nuclear-transgénica-ferroviaria-portuaria, de su demagogia libia, de su amistad con Castro (¿Quosque tandem, Cayo Lara?) y de su fantasía socialista (entre otras cosas). Y lo voy a hacer porque creo que es, después de considerar cuidadosamente las esferas de actuación de cada institución y los actos y palabras de los políticos de cada partido, lo mejor que puedo hacer con mi voto.

*Ambas tablas recogen como veo yo la posición de los partidos, no su postura oficial, y algunas casillas no están lo suficientemente corroboradas y podrían ser incorrectas. No he podido encontrar el programa del PSE en Zarautz en internet, y si lo escanease ocuparía demasiado, pero he aquí la propaganda del PP de la que hablaba en las tablas:
¿Se presenta Basagoiti? ¿Se presenta Rajoy? ¿Se puede saber por qué ocupan entonces el doble de espacio que los candidatos que si se presentan? ¿Acaso manda el PSOE propaganda con la cara de Zapatero y la de Patxi López? ¿E IU con la de Cayo Lara y el sustituto de Madrazo? ¡Esto no es un plebiscito, son unas elecciones locales, forales y autonómicas! ¿Y se puede saber cómo podéis hablar de fomentar el empleo y de austeridad en el mismo texto? ¿De bajar los impuestos y asegurar las pensiones? La mayoría de partidos mienten porque no hay coherencia entre el programa y los actos ¡Pero vosotros ni siquiera podéis crear un texto coherente! ¿Y en serio creéis que os podéis hacer pasar por un partido no-nacionalista e igualitario? ¿Mientras recurrís la ley del matrimonio homosexual en el Tribunal Constitucional después de atender un mitin lleno de banderas rojigualdas con toros de Osborne, por ejemplo? La lista sigue, pero se me hace tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario