miércoles, 27 de julio de 2011

Road to emancipation

It seems distasteful to say, but while in the West in general things are going pretty bad, from center-right-wingers that asphyxiate economic recovery in Europe and right-wingers who threaten to destroy the American one to far-right-winger Norwegian who massacre Norwegian Left-wingers (has the idea that some Intereconomía viewer could stop by Rodiezmo and kill "zETAparo" & Co. crossed anybody’s mind?), almost everything is going well for me, and as I am eighteen (already? Damn, I'll be dead in four days!) I'm getting ready to become independent, or, more accurately, to obtain an autonomy statute.
Among others, these are the attributions that my parents have transferred or will transfer me:
Education: these one had been under my control for quite long, but now nobody is going to tell me "Shouldn’t you be studying?" after an hour and a half doing homework.
Health: Almost everything here is also transferred, as I shower, brush my teeth, avoid getting (very) fat, do not drink alcohol, do not smoke tobacco, do not use illegal drugs, gobble fruits and vegetables in an industrial scale, sweep, remove the dust, do the dishes, put the dishwasher, make my bed and recycle the rubbish since a while (some things since longer than others). Of course, it remains to be seen whether I manage to get my parents (my mother, why fool ourselves) to do the clothes washing and ironing.
Economics: Now that my Kutxa account (soon to be banked into "Kutxabank") does not have my parents as co-owners I can do with my money (What do you mean my parents gave it to me? What does it matter?) whatever I want, which, thanks to my new financial advisor (wait while I put on a monocle and a top hat), includes buying Spanish debt. In addition, I can send to hell the plans of my father to buy me a crappy laptop that can’t be used for playing games or multimedia by buying a very-powerful-compared-with-the-old-one-but-very-cheap-thanks-to-Moore’s-Law-Laptop.
IRS: From now on I’ll get money from my parents (which mean everything will stay the same). I.e., my parents are going to have me seized by the... erm... pockets over the next six years (at least).
Transportation: It was supposed that I was going to get my driving license this summer. Not going to happen.
Culture: What do you mean I have to go to bed because it's late and I cannot keep reading / watching series / playing computer games? Well, come here to Bilbao and switch my lights off! Agur! Ah, yes, I was supposed to read "Don Quixote" this summer. Not going to happen either.
Cooking: After creating burnt scrambled eggs with hard potatoes, liquefying a paella, serving hard pasta with raw onions and too much salt in the tomato sauce, charring tofu and generating one-meter high flames when boiling olive oil, I prepare potato omelet and pasta with tomato better than my father (in Euskadi is quite common for men to cook). All other dishes, why bother?
Housing: I barely avoided ending up in the Miguel de Unamuno student residence (It felt horrible) and I managed to get into Blas de Otero, a place with plenty of space, sunlight, an internet connection, where there are no entry and leaving times and you are not asked to give your name and the one of a hypothetical companion, along with the ID number (true story!). However, many people do not like it because it lies between the Cortes and San Francisco streets, a place full of "public women" and immigrants. I see it as a way to test whether I am a "fake progressive" and a NIMBY who supports immigration and the legalization of prostitution, but then does not want them close.

WARNING: Translator traitor.





Parece de mal gusto decirlo, pero mientras en occidente en general las cosas van bastante mal, desde centro-derechistas que ahogan la recuperación económica de Europa y derechistas que amenazan con destruir la americana hasta ultraderechistas que masacran izquierdistas noruegos (¿A nadie se le ha pasado por la cabeza que aquí algún seguidor de intereconomía se podría pasarse por Rodiezmo y asesinar a "zETAparo" y Cia.?), a mi casi todo me va bien, y como tengo dieciocho (¿ya?¡Joder, estaré muerto en cuatro días!) estoy preparándome para independizarme, o, siendo más precisos, obtener un estatuto de autonomía.
Entre otras, estas son las competencias que mis padres me han transferido o me van a transferir:
Educación: Ésta hace tiempo que estaba bajo mi control, pero ahora ya nadie me va a decir “¿No deberías estar estudiando?” al encender el ordenador después de hora y media de hacer deberes.
Sanidad: Aquí también está casi todo transferido, ya que me ducho, me lavo los dientes, evito engordar (mucho), no bebo alcohol, no fumo tabaco, no consumo drogas ilegales, zampo frutas y verduras a escala industrial, barro, quito el polvo, friego, pongo el lavaplatos, hago la cama y reciclo la basura desde hace tiempo (algunas cosas desde hace más tiempo que otras). Eso sí, está por ver si consigo endosar el lavado y planchado de ropa a los (la, para que engañarnos) progenitores.
Economía: Ahora que mi cuenta de la Kutxa (pronto bancarizada en “Kutxabank”) no tiene a mis progenitores de co-titulares puedo hacer con mi dinero (¿Cómo que me lo dieron mis padres? ¡Eso qué más dará!) lo que quiera, lo que, gracias a mi nuevo asesor financiero (esperen, que me pongo el monóculo y el sombrero de copa), incluye comprar deuda española. Además, también puedo mandar al garete los planes de mi padre de comprarme un portátil cutre que no sirviese para jugar a juegos ni almacenar multimedia comprándome un portátil- potentísimo-comparado-con-el-antiguo-pero-baratísimo-gracias-a-la-ley-de-Moore.
Hacienda: A partir de ahora tendré un concierto económico, pero el cupo me lo van a dar a mí en vez de tener que darlo yo, y se llamara “paga” en vez de cupo. O sea, que en el fondo mis progenitores van a tenerme agarrado por los… erm… bolsillos durante los próximos seis años (como mínimo)
Transporte: Se supone que me tenía que sacar el carnet este verano. No va a pasar.
Cultura: ¿Cómo que me tengo que ir a la cama porque es tarde y no puedo seguir leyendo / viendo series / jugando al ordenador? ¡Pues os venís a Bilbao y me apagáis la luz! ¡Hala, agur! Ah, sí, también se suponía que iba a leerme “El Quijote” este verano. Tampoco va a pasar.
Cocina: Después de crear un revuelto de patatas duras con huevo quemado, licuar una paella, servir pasta dura con cebolla cruda y demasiada sal en la salsa de tomate, carbonizar tofu y provocar lamas de un metro al hervir aceite en una sartén, ya preparo la tortilla de patata y la pasta con tomate mejor que mi padre (en Euskadi es bastante común que cocinen los hombres). Todos los demás platos ¿Para qué molestarse?
Vivienda: Me libre por los pelos de acabar en la residencia Miguel de Unamuno (me pareció horrible) y he conseguido meterme en la Blas de Otero, un lugar con habitaciones espaciosas, mucha luz, conexión a internet, donde no hay horarios de entrada y salida y no te piden que des tu nombre y el de un hipotético acompañante, amén del DNI (¡verídico!). Sin embargo, a mucha gente no le gusta porque está entre las calles de las Cortes y San Francisco, un lugar lleno de “mujeres públicas” e inmigrantes. Yo lo veo como una manera de probar a ver si soy o no un “progre de pacotilla” y un NIMBY que apoyan la inmigración y la legalización de la prostitución pero luego no la quieren cerca.

PELIGRO: Traductor traidor.


Vale!

2 comentarios:

  1. Hacía tiempo que no me pasaba por aquí, siguiendo los preceptos que me manda mi estado forzado de Mínima Actividad Cerebral Veraniega (MACV). Este blog hace pensar, y no me apetece hacerlo estos días, soy alegre y feliz viviendo en la inopia y preocupándome solo de la buena marcha de mi acolchadora.

    Veo que tendré que hacer un refrito de comentarios en una sola sección, vamos a ello.

    Primero de todo, vivir solo. Siempre he pensado que los de la RESA de Terrassa viven de miedo, no sé por qué porque nunca he pasado por ello (es lo que tiene vivir a 6 kilómetros de tu universidad), pero lo parece. Se levantan a la hora que quieren, vienen sin peinar con los ojos a medio abrir y se van a casa a dormir entre clase y clase. No todos, pero algunos. Ya sé que no todo es la panacea, pero es un buen comienzo. Ya puedes ir acostumbrándote, porque te quedan 9-10 añitos por delante. Y sí, ya te he jodido las vacaciones.

    Primas de riesgo. Yo creo que el primer problema es que unos señores sean capaces, con una sola palabra, de hundir a un país ya es suficiente. Standard & Poors, Fitch y Moody's son basura con nombre anglosajón. Unos puros hijos de puta con todas las letras. Si ya has visto "Inside Job" ya sabes de lo que te hablo. Mientras tanto, los "mercados" les van haciendo caso.

    Itineris Baltica. Tengo unas terribles ganas de hacerme autobombo y de recordar épocas pasadas de T&R, cuando estaba en plan soviético. Tengo un viaje pendiente.

    Y sobre el debate del estado de la nación, supongo que analizarlo ahora que "vienen elecciones" ya tiene poco sentido; o esa es mi excusa para no leer el post.

    ResponderEliminar
  2. Pues espero vivir de miedo yo también, y tranquilo, no me has jodido las vacaciones con lo de los diez años.

    Sí, he visto "inside job" y sí, las agencias de calificación son basura, pero nuestra prima de riesgo era resultado de la inacción política europea (como dije en "Spain:370 points"), que parece que se esta reduciendo (Trichet hizo, sin que sirva de precedente, lo que tenia que hacer y compro bonos de Italia y España). Y que no te engañen, las últimas caídas de la bolsa tampoco tienen que ver con la (des)calificación de Standard and Poor's, sino con la desaceleración de la economía debido a la austeridad (la prueba: Los intereses del bono estadounidense han BAJADO).

    Sobre T&R: Krasnoslobodsk= Краснослобо́дск (¿Sabías que existe de verdad?)

    Lo cierto es que el post sobre el debate tenía poco que ver con las elecciones. En todo caso, ni puedo ni quiero obligar a nadie a leer este blog.

    ResponderEliminar