sábado, 18 de febrero de 2012

Por qué yo sí voy a manifestarme el 19-F

Mañana hay movilizaciones en contra de la reforma laboral, y voy a asistir a ellas (son a las 12:00 un domingo por la mañana, cuando generalmente suelo estar recién levantado) pero no por los motivos habituales. Yo no estoy enfadado por la reforma laboral que sí se ha hecho, sino por la que no.
La mayoría de gente se manifestara en contra del abaratamiento del despido, de los descuelgues de las empresas de los convenios y de que en estos dejen de ser prioritarios los sectoriales, amén de otras muchas razones que no tendrán mucho que ver con el ámbito sindical pero que son responsabilidad del PP (por ejemplo la marcha atrás en el aborto). Yo no.
Yo no creo, como la izquierda de este país, que el abaratamiento de despido sea el fin del mundo, pues al mismo tiempo que facilita el despido cuando hay un exceso de producción también facilita la contratación cuando la producción es insuficiente: En suma, hace al mercado laboral más flexible a costa de quitarle seguridad (de que no perderá su empleo) al trabajador, lo que reduciría la duración de las recesiones si se dan las políticas anticíclicas adecuadas (ver mas adelante). En España, además, tenemos unos contratos temporales que han generado una “casta inferior” de trabajadores que casi nunca se vuelven fijos por la diferencia en el coste del despido, se contratan y despiden con facilidad, sin seguridad y por los que el empresario no se preocupa, además de que tenemos un montón de modalidades de contratos que no ayudan en nada.  Un detalle más, el cual me molesta mucho mencionar porque aborrezco el criticar o insinuar vagancia en gente que trabaja duro a para ganarse la vida (a diferencia de mi, que estudio y hago otras chorradas varias pero nunca vuelvo o volveré de una mina escupiendo esputo negro cada día), es que si una persona sabe que es carísimo despedirla podría aprovecharse y trabajar mucho menos.
¿Apoyo pues el despido libre? No (aunque he de decir que infiernos capitalistas salvajes como Suecia y Dinamarca lo tienen, junto con un estado del bienestar y un apoyo a los parados mucho más solido), yo apoyo un contrato único con indemnizaciones por despido muy reducidas o nulas al principio y que van aumentando con el tiempo, aunque para mi lo esencial es que se proteja al parado y se le de formación y apoyo continuos (Igual otro día me animo a hablar sobre la “job guarantee”).
En cuanto a los otros aspectos polémicos de la reforma, estos también flexibilizan el mercado laboral (esto que voy a decir suena muy a cabrón sin corazón, pero yo apoyo que un empresario pueda bajar los sueldos, incluso sin acuerdo con los sindicatos, si a la empresa le va mal, porque creo que es mejor perder un 10% del sueldo que despedir a un 10% de la plantilla), cosa en contra de la cual no estaría si, y esto es muy importante, el gobierno fuese a formar y proteger más a los parados, implantar programas como el “Kurzarbeit”, aumentar el estado de bienestar, redistribuir más la riqueza y estuviésemos en una fase expansiva del ciclo económico.
Estando como estamos al borde de una recesión (otra, después de una primera de la que no nos hemos recuperado ni por asomo), y sabiendo que el gobierno no va a poner en marcha ninguna de las medidas anteriormente mencionadas (Para colmo de males, me han llegado rumores de que los sindicatos y la patronal habrían acordado la “mochila austriaca”, que también apoyo pero sin mucho entusiasmo, y el gobierno la habría rechazado), no me queda otra opción que protestar esta reforma e intentar molestar a algún líder sindical o político con mis ideas sabiendo que esta reforma hará que se destruya más empleo este año y tampoco creara mucho hasta que la economía vuelva a crecer decentemente, cosa que parece ser que no pasara hasta 2014-15.

P.D. Al que aún crea que las medidas para ayudar a las PYMES son buenas, que se lea esto antes de decirme nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario